September 13

Tags

Tiempo libre

Pues como ya adelanté en mi entrada anterior, en agosto llegó Rafa. Para los niños, el “tío Rafa español que habla raro”, que cuando estaban en la guardería o en el colegio aprovechaba para hacer los arreglos y que en cuanto llegaban, pues le tenian rodeado y queriendo ser sus ayudantes. Está claro que esos niños necesitan el referente de hombres normales que hagan cosas normales y que les tengan en cuenta y les traten como se merecen.

El Día del Niño estuvo controlando que los toboganes hinchables terminaran enteros y que no hubiese demasiados accidentes.

También comprobó que yo no mentía cuando le decía que cuando llueve en Puente Alto, llueve. Tuvo que embarrarse por una cañería rota, con el patio y alguna habitación inundados. Y si!!! Él terminó con las botas y los pantalones calados, pero no se atrevió a ponerse las zapatillas de animales que me puse yo en mi primera experiencia con los aguaceros.

Pero como estaba de vacaciones aprovechamos para hacer turismo por Chile. El primer fin de semana lo pasamos en Viña del Mar y Valparaiso acompañados por Doris y Pablo, unos anfitriones increíbles. Nunca podré olvidar todo lo que Doris está haciendo por mí. Gracias, Doris.

Valparaiso está formado por 42 cerros con características urbanas y sociales muy diferentes. Es como un intrincado laberinto. Para acceder a ellos se han de utilizar funiculares muy antiguos que son Transporte Público, o las “micros”, unos minibuses destartalados que son conducidos a velocidad de vértigo por unas cuestas empinadisimas. ¡Vamos! Que aquí no necesitan Parque de Atracciones con Montaña Rusa.

DSCN0626Sorprende que sea Patrimonio de la Humanidad.  Debería mantenerse esa arquitectura de casas de colores, abigarradas y caóticas. Pero como a todos los rincones del planeta, también le  ha llegado la especulación inmobiliaria, y como los propietarios no pueden pagar los arreglos, venden sus pequeñas casas y allí se construyen monstruos de 20 plantas. Una pena.

El fin de semana del “puente” de agosto, llamado aquí “sandwich”, viajamos a San Pedro de Atacama, un oasis convertido en pueblo en el desierto de Atacama, el más árido del mundo. Realmente cuesta trabajo respirar al no existir practicamente humedad, pero esa característica te permite contemplar un cielo estrellado dificil de olvidar. En ese paraje lunar visitamos sus salares, lagos altiplánicos, geisers, volcanes, y soportamos unas diferencias de temperatura entre los -18 y 25ºC, así que para ir de excursion tienes que ir vestido como una cebolla DSC_0817_copia

Y el último fin de semana, visitamos Isla de Pascua (Rapa Nui). Creo que a alguno de los que lean este blog, les dará un poco de envidia….por ejemplo a Ana (…besos guapa) ….Bueno pues a grandes rasgos, decir que es un lugar peculiar. Para llegar hasta allí cogimos un avión que tardó 5:30h. Está muy lejos, en medio de la nada. Es la isla habitada más remota del mundo. Su población actual es de unos 6.000 habitantes y todos viven en Hanga Roa que es la capital y único poblado de la isla. Todo son casitas de una planta….¡menos mal!

El mito y la realidad se confunden en ese lugar que dió origen a una cultura extraordinaria y que la convierte en un tesoro arqueológico. En cuanto llegas, te envuelve su naturaleza volcánica y verde, y el misterio de la etnia rapanui, entre otras cosas por los enormes moais que te encuentras por todas partes, tanto en pie como caidos, desparramados o abandonados sin terminar, por las canteras donde los fabricaban. Es un misterio el porqué de repente lo dejaron todo tal cual y no se supo más de los rapanuis. No dejaron escritos, toda su cultura se transmite en forma oral, de generacion en generacion, con lo que lo hace más misterioso aún.

Isla de Pascua 626Isla de Pascua 500

Y de ahí a la cruda realidad – el trabajo. Desde luego haber podido ver estas maravillas ha hecho que coja más fuerza para afrontar el mismo. Salir de Santiago y de su agobiante “smog”, ha renovado el aire de mis pulmones y de mi espíritu.